ENTREVISTA Ginés González García: "Volvería a ser Ministro de Salud"


Entrevistado por Correo Farmacéutico se refiere al perfil de farmacéutico que requiere nuestro país, que al igual que la mayoría de las naciones occidentales, tiene una población que envejece y una tendencia hacia una mayor prevalencia de enfermedades crónicas con un mayor requerimiento de medicamentos especiales.

Impulsor de la Ley de Prescripción por Nombre Genérico y del Programa Remediar, el ex ministro de Salud Ginés González García observa con preocupación la futura sustentabilidad de los sistemas sanitarios frente al aumento de los costos de los medicamentos por el envejecimiento de la población y cronicidad de enfermedades que antes eran mortales.

Es un gran desafío, no solo para el financiamiento sino para el modelo de atención.  Con el envejecimiento, si se sigue con este modelo de internar e internar, los hospitales se van a ver desbordados. Yo creo que el domicilio es una alternativa. Hay que educar a los individuos sobre su enfermedad, porque la van a tener muchos años. Además hay que darles asistencia tecnológica. Y hoy hay que centrar el recurso no solo en los hospitales, sino en los hogares. Nadie está mejor que en su casa. Nadie quiere vivir en un hospital. Y para eso hay que reforzar la atención primaria. Y cuando uno interna a un enfermo crónico lo que hay que pensar, además de compensarlo lo más rápidamente posible, es cómo evitar que vuelva a tener un cuadro agudo. Eso es lo que está faltando hoy, una integración de los distintos estamentos del sistema. Como decía, creo que hay que sacar recursos de los hospitales y ponerlos más en el nivel primario y en los hogares".

-¿ Y en el caso de la cobertura y el manejo de los medicamentos?

-Lo que el mundo vivió hace unos años con las patentes, que gran parte se resolvió con la política de genéricos, hoy está pasando con los medicamentos de origen biológico y la no aceptación de los biosimilares. Los biológicos son una pequeña porción de los medicamentos pero se llevan una gran parte del presupuesto.

-Ud. afirma que se gastan todos los días 124 millones de dólares en los primeros seis biológico

 -Sí, vienen con un ascenso brutal. Si no paramos eso tratando con los biosimilares... acá tenemos ley, pero hay que tener una estrategia y una política mucho más activa. Hoy en los medicamentos se está gastando entre el 20 y el 30% de los recursos mundiales. Si bien tenemos expectativas con las nuevas moléculas, también es cierto que hay un gran desarrollo de este tipo de productos sin que haya competencia.  No quieren los biosimilares. 

En este escenario, ¿qué perfil debería tener el farmacéutico?

Cada vez más activo, porque en las enfermedades crónicas el rol del farmacéutico tiene que ir mucho más allá de la dispensa. Hay que estar muy cerca del enfermo y el farmacéutico lo está. Yo lo considero un integrante del equipo con muchas más funciones por fuera del mostrador que las que tiene atrás.

-Se calcula que se gastan a nivel mundial 500 billones de dólares por año en costos evitables por mal uso de los medicamentos. ¿Existen estimaciones en la Argentina?

No, sólo hay estimaciones mundiales, pero todos sabemos que hay un mal uso de los medicamentos que no solo genera altos costos sino a veces también un agravamiento de las enfermedades y muerte. Por eso todo el equipo de salud debe trabajar para que haya un uso racional y responsable de los medicamentos.

-Ya desde hace muchos años se habla de la integración del PAMI, las obras sociales provinciales y las sindicales en un seguro único de salud. ¿Qué perspectivas de concreción tiene esto en un país con un sistema sanitario tan fragmentado?

-Es un camino a construir. El seguro universal es uno de los caminos para lograr mayor acceso. En estos días hemos debatido muy intensamente no solo con gente de nuestro país sino de otros países, antiguos ministros, para buscar un camino que implique mejorar lo que tenemos y hacer nuevas  cosas que mejoren el bienestar, la salud de la gente. A mi no me gusta discutir un instrumento tan preciso como es    el seguro porque eso genera contras. La Argentina ya tiene un sistema de cobertura importante con las obras sociales. O sea que no es un camino en el que haya que innovar. Pero mientras tanto nosotros vamos buscando soluciones y alternativas que nos vayan llevando a que la población esté mejor, tenga mejor salud, mayor satisfacción y sobre todo, que disminuyan las diferencias que hay entre la población de las distintas regiones de la Argentina.

-El ex Secretario de Comercio, Guillermo Moreno, dijo que el modelo de financiamiento de la cobertura de medicamentos de la Seguridad Social, incluido el PAMI, está agotado. ¿Cuál considera Ud. que debería ser el modelo de financiamiento de la cobertura de medicamentos para la Seguridad social que sea sustentable para toda la cadena?

-A mí no me gusta que sean las propias empresas farmacéuticas las que hagan la provisión. Nosotros tenemos estructura legal en el país para aplicar la prescripción por nombre genérico, tenemos sustitución y precios de referencia y algunas obras sociales lo tienen muy bien, como el IOMA. Yo creo que estimulando el propio mercado, que es lo que defienden ellos, que haya competencia y que el farmacéutico tenga un rol profesional asesorando a los pacientes y dándoles la posibilidad de que adquiera el medicamento que más se acerca a su capacidad adquisitiva y a su salud, porque muchas veces eso determina el acceso. Creo que el sistema está vigente en la Argentina y hay que  incentivarlo mucho más. No me gusta que sea la industria farmacéutica la que regule los grandes convenios que son a su vez los grandes consumidores.

-¿Va a volver a ser ministro de Salud?

-No es una decisión mía.

¿Le gustaría?

-Sí, claro. Me he dedicado a esto toda la vida. Aunque no sea ministro esto no lo voy a abandonar nunca. Siempre voy a trabajar por la salud.

Fuente: Correo Farmacéutico - COFA - Marzo 2014


Mariano Acha 2102 (C1430DUR)

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

República Argentina

Tel/Fax: 011 4545 8029

Mail: capgen@capgen.com.ar